La vacuna: El principio del fin.

Hoy no es un día cualquiera, hoy es un día de ESPERANZA. La vacuna: El principio del fin.

Me han puesto la primera dosis de la vacuna, la tan ansiada vacuna… Lo siento como el principio de la vuelta hacia la libertad.

Justo hace un año, tal día como hoy, con la radio de fondo y muy asustadas ante lo que se nos venía encima, cerramos el despacho María y yo para irnos a casa.

Todavía recuerdo cada instante de esa mañana y de los días siguientes… Sobre todo la sensación de vulnerabilidad en todos los frentes.

Los niños dejaron el cole, comenzaba el miedo consciente a ese bicho que empezábamos a sentir cerca, separación física de amigos y familiares, la pérdida de la libertad con el cierre de barrios, ciudades, países…. La soledad de nuestros mayores, el supermercado arrasado, aplausos por las ventanas a las 20h, el comienzo de LA MASCARILLA.

En medio de toda esta INCERTIDUMBRE, el mundo entero se paralizaba y nosotras nos despedimos físicamente sin saber cuándo volveríamos a juntarnos…

LA VACUNA, EL PRINCIPIO DEL FIN
Último día trabajando juntas, marzo de 2020.

Y de ese momento tan caótico, tan difícil pasamos a uno muy diferente y que fue todo un descubrimiento… ¡La teleconexión!

Pese a la libertad arrebatada, «Lo digital» nos permitió conectar con nuestros seres queridos: ¡Benditos móviles y tablets!

Aunque raro al principio pues el mundo mundial, abuelos, padres e hijos, estaban teleconectados y las wifis caseras no daban de sí ,luego fue incluso agradable y necesario para nuestra salud mental…

Y en nuestro caso, el que estuviéramos del otro lado de la pantalla, significaba que de alguna manera podíamos continuar nuestra labor de atender a las personas desde otro medio que no fuera el presencial… Y así lo hicimos desde el primer momento… Se nos abrió un mundo nuevo por explorar.

La verdad es que mirando hacia atrás veo que todos, niños y mayores, fuimos valientes y flexibles al adaptarnos rápidamente a la nueva situación del tele trabajo y el «tele-vino» con familia y amigos… Lo que no imaginábamos, era que íbamos a estar así durante los siguientes 12 meses… Y así seguimos… A distancia… Por precaución…

En estos 12 meses el mundo ha cambiado, ha cambiado mucho, un año lleno de retos y aprendizajes. Seguimos confinados en nuestras ciudades y con la mascarilla puesta. Pero…. hay una gran novedad: ¡LA VACUNA!

En Tu Familia Crece le estamos dedicando tiempo a pensar y a darle voz a todos estos cambios, todos estos aprendizajes a través de los artículos y podcasts que publicamos, como el programa de la semana pasada “Educando con mascarilla” que os invitó a escuchar: https://www.tufamiliacrece.es/educando-con-mascarilla/

El post de hoy va dedicado a nuestra amiga ESPERANZA. Cuando ella aparece es que sentimos un atisbo de horizonte, el fin de esta pesadilla está cada vez más próximo para cada uno de nosotros. Pienso en todas las personas a las que hemos acompañado estos meses y a las que estamos acompañando ahora :

¡ÁNIMO YA QUEDA MENOS!

Tengo que contaros también que hace un año y un mes que no vemos a mi hermano, el vive en Reino Unido con su familia. Yo puedo ser el ejemplo de tantas y tantas familias a las que les ha ocurrido esto mismo. Pues bien, os diré que también en este aspecto hay ESPERANZA. ¡Por fin nos vamos a reencontrar este fin de semana! Este pequeño dato que os doy, es un gran dato que indica que en el mundo entero la incidencia está bajando y por tanto ¡hay miles de familias volviéndose a encontrar y a abrazar!

No os olvidéis de daros ABRAZOS. ABRAZAR todo lo que podáis (Siempre que sea oportuno claro 🙂 ). Todos necesitamos ese contacto físico lleno de energía y de emoción positiva.

Hablando de emociones, esta mañana he sentido una sensación de bienestar increíble en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (https://www.copmadrid.org/web/), no solo por una organización impecable (estábamos cientos de personas citados) sino por la eficacia de todo el personal de recepción y enfermería, se respiraba ilusión… Esperanza… entre todos los psicólogos que estábamos allí en silencio, esperando el turno. Parece que nos decíamos unos a otros con los ojos: ”Tenemos algo en común que por fin va a desaparecer”.

Nunca en la vida pensé que vacunarme me agradaría… De todo se aprende… Soy una afortunada, hoy es el principio del fin.

Deja un comentario